lunes, 2 de diciembre de 2013

PIMPINELA - LAS PRIMERAS GOLONDRINAS


Hoy, día de mi cumpleaños, quiero darme un homenaje y, al mismo tiempo, explicaros cómo aprendí a amar la música. La primera noción musical que recuerdo se debe a un grupo muy popular en los años 80, de dilatada carrera sobre las tablas y creadores de una nueva fórmula de ver la música. En mis viajes en coche, mi madre siempre ponía una cinta de casette en el coche y me la aprendí de memoria. De ella, extraje los matices de mi voz y mi amor por la interpretación y la música. El dueto responsable de todo aquello es… PIMPINELA. Por eso, este mes de Diciembre voy a dedicar los  primeros post a sus discos de la década de los 80. Sé que a muchos les chocará esta decisión, pero creo que se lo debo a ellos y a mí misma.

El dúo Pimpinela está formada, como todos sabéis, por los hermanos Joaquín y Lucía (María Graciela) Galán. Desde muy pequeñitos, estos hijos de inmigrantes astur-leoneses, se introdujeron en el mundo de la música, cada uno desde su propia perspectiva. Joaquín, más introvertido que su hermana, se dedicaba a cantar para sí, y en la adolescencia, decidió formar parte de un grupo musical que versionaba temas de los Beatles en el garaje de su casa. Lucía, seis años más joven que su hermano, siempre le tuvo como ejemplo a seguir y, desde la oscuridad, observaba los movimientos de su hermano. Su gusto por la música llegó más tarde porque, aunque en fiestas familiares ella era el alma de la fiesta, taconeando y bailando sobre las mesas, su principal vocación fue el teatro. De hecho, en su adolescencia estuvo inscrita al grupo de teatro de su colegio. No fue hasta finales de los 70 inicios de los 80, que Joaquín y Lucía se pusieron delante de sus familiares y cantaron una canción con su propio estilo para animar una reunión familiar. Su madre, doña Engracia, les instó a dedicarse a la música juntos, y a pesar de la expresión de espanto de Joaquín en su cara, luego de pensarlo mejor, así lo hicieron. Con una maqueta en las manos se fueron moviendo y buscando quien les ayudara, hasta que finalmente dieron con Luis Aguilé.

Las Primeras Golondrinas es el primer disco del dueto. Lanzado a finales de 1981, se compone de 10 temas, al más puro estilo Pimpinela, con sonidos elegantes y la innovación como principal atractivo. Luego de su estreno en el programa televisivo producido por Armando Barbeito, el álbum logró vender más de 10.000 unidades en una semana. Su sencillo “Tú me prometiste volver”, se convirtió en uno de los temas más radiados del país, cuya población quedó ensimismada con esos diálogos cantados y escenificados que levantaban pasiones. ¡No lo dudes y disfruta tú también de esta apasionante aventura!

SIN TENERTE CERCA

La apertura de su carrera viene, como no, abanderada por una de esas peleas insistentes en que algo no puede haberse terminado. Él se fue y vuelve pidiendo un sitio en su corazón, pero ella se niega, ya no se lo cree. Es un tema que lleva consigo una tristeza importante, interpretada desde la pena, la humillación y la desolación. Una instrumentalización muy básica, pero que logra afligirte el corazón con esos violines sentenciadores de fondo.  

Mejor momento: “Has vuelto a casa pidiendo perdón tantas otras veces que ya no te creo, que ya no me importa si aún me quieres”

NOTA: 6.5

VETE Y NO VUELVAS

El tema que yo siempre dije es el de los dos escenarios. Las estrofas nos cuentan la historia de una mujer que se niega a seguir una vida paralela, a seguir tragando y mirando hacia otro lado, sabiendo que su pareja vive una aventura; mientras, los estribillos claman a la nostalgia por una soledad que abruma y vacía el alma de ilusiones. Triste también, empañada por dolor ante el funeral celebrado por un amor que fue lo más hermoso jamás vivido.

Mejor momento: “Pero el amor se muere ya ves… a veces con el tiempo”

NOTA: 6.5

AUNQUE NO SEA CONMIGO

¿Cómo se queda uno cuando la mujer de su vida le confiesa que ama a otro? ¿Se puede ser generoso en una situación como esa? Esta canción nos muestra la grandeza del amor, como aún teniendo el alma hecho trizas todavía podemos desear dicha. Cuando queremos a alguien y solo vivimos por ella, deseamos su felicidad por sobre todas las cosas, así es que llega el punto de decir… “Aunque no sea conmigo”

Mejor momento: “Qué seas feliz (Perdóname) Aunque me muera por dentro, tal vez él pueda darte lo que yo no he podido, pero cuídate muy bien, recuerda que te llevas mi amor… y a mi mejor amigo”

NOTA: 7.5

NO QUISE HERIR TU CORAZÓN

Reconozco que es uno de los temas que menos me gustan, musicalmente hablando, con ese sonido a organillo y, el hecho de que nuevamente, la tristeza recorra la canción de principio a fin. Una ilusión que se rompe. Lo que a priori parecía un amor seguro, a la hora de la verdad, se frustra por el abandono de él.

Mejor momento: “Pero llegó él hasta mí, y entre sus brazos me olvidé del mundo, era feliz”

NOTA: 5.0

¿COMO ESTÁS AMOR?

Uno de los sencillos del disco nos evoca a esas películas antiguas, gracias al sonido de la locomotora, que tantos romances ha engarzado suprimiendo la distancia entre ellos. Una canción cantada de a dos, romántica y donde el tono gris extendido hasta ahora se disipa para dar luz y claridad al disco. Una canción muy entrañable aunque algo cursi.

Mejor momento: “El tiempo  de no vernos fue tiempo perdido pero al final ganamos porque más te quiero”

NOTA: 6.5

ME DICES BLANCO, TE DIGO NEGRO

Otro single y canción muy querida por los fans. Es casi imposible pensar que esta situación no le haya tocado de cerca a nadie. La discusión continua por el punto de vista que difiere pero… al final… cuando todo parece que está perdido, el amor demuestra que lo puede todo.

Mejor momento: “¿Pero por qué será que en el amor se quiere lo que no se tiene, le tomas el tiempo a los sentimientos, yo te digo blanco, tú me ofreces negro”

NOTA: 7.5

AGUA Y ACEITE

Incompatibilidad científicamente demostrada y conclusión a la que se llega después de años de convivencia. Una analogía bien extraída para definir una terrible situación que se materializa cuando ambos estamos en la misma habitación. Uno de los temas que más me impresionaron del disco la primera vez que lo escuché, por la evidencia tan clara que aún así uno sigue obviando por miedo a la soledad.

Mejor momento: ¿De qué nos sirve desearnos buenas noches y obligarnos al beso de rigor? ¿De qué nos sirve tener solo una almohada si somos agua y aceite tú y yo… Nos falta valor para mirarnos de frente, nos falta valor para hablar libremente y seguimos así, ocultándolo todo, preferimos mentir a quedarnos solos”

NOTA: 7.0

EN LO BUENO Y EN LO MALO

Este tema siempre me ha tocado la fibra sensible, supongo que como todo aquél que tenga un hermano, porque es exactamente lo que siento yo por el mío: admiración y un amor incondicional. Celebre e inevitable en todos los conciertos, el abrazo y el reconocimiento a una relación difícilmente inquebrantable que perdura más allá de la distancia y todo lo habido y por haber. Rescatar recuerdos y darse cuenta de lo más importante del mundo… la familia.

Mejor momento: “Cuando fui creciendo buscaba estar a tu lado, te sentía grande aunque tenías 10 años, y detrás de ti empecé a andar por el camino que me ibas dejando y desde mi niñez hasta mi juventud tengo recuerdos que no se han borrado que llevo conmigo, mi querido hermano”

NOTA: 10

EN CADA INSTANTE SÓLO TÚ

La canción más melódica y elegante del disco. Me encanta de principio a fin, con esos violines que recrean un ambiente idílico. Cuando el corazón ama incondicionalmente, y un recuerdo perdura en el tiempo... Me parece simplemente maravillosa.

Mejor momento: “Si me faltas muero yo…”

NOTA: 7.5

TÚ ME PROMETISTE VOLVER

Y el hit que les encumbró a lo más alto en su Argentina natal aparece cerrando este primer LP. “Tú me prometiste volver” es la pelea del disco, la más potente, la que ya enteveía el potencial de estos dos artistas y que logró enganchar a tanto público. Su propio título lo dice todo, me lo prometiste y no lo vas a hacer…

Mejor momento: “Llevo marcado tu nombre, y ha sido largo el camino, ¡Cuántas noches soñando te llame! ¡Cuántos días llorando te esperé! ¡Cuántos momentos perdidos siéndote siempre fiel!

NOTA: 7.5

PUNTUACIÓN FINAL: 7.15
Es evidente que hablamos de los 80, que lo que entonces estaba de moda no tiene nada que ver con lo de ahora, ni en sonido, ni en historias, estética y demás, pero con todo, me parece un disco bastante aceptable para ser su primero. Historias de todo tipo, emocionantes e inocentes. Un primer paso acertado, que daría después muchos frutos más. Hoy es prácticamente imposible conseguir este disco, un artículo de coleccionista, yo aún espero mi momento. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario