domingo, 6 de octubre de 2013

PASTORA SOLER - DESEO


Deseo, el quinto álbum de estudio de Pastora Soler, producido por Carlos Jean, salió a la venta un 28 de Noviembre de 2002. Más sensual de lo habitual, y con un sonido más electrónico, Pastora Soler logró con una serie de remixes introducir su música en locales y discotecas de moda, procurándole ello una gran oportunidad para darse a conocer como una artista más madura y entregada. La experimentación caló de lleno en esos 11 nuevos temas, donde la esencia flamenco-pop de la cantante no desapareció sino que se transformó, acompañada por toques árabes y latinos en algunas de sus canciones. A pesar de no lograr unas ventas tan suculentas como sus anteriores discos, 80.000 fueron las copias que se vendieron.

HERIDA

Excelente elección para la apertura de un álbum donde se evidencia una clara evolución. Tanto la versión del álbum como el remix que podéis escuchar en el videoclip, son geniales, a pesar de que el final de la canción con tanta repetición del estribillo resulte un tanto cargante. “Herida” no es más que la cicatriz que nos queda al darnos cuenta de que lo que vivíamos era una cruel mentira. La desilusión cae aplastántemente sobre nuestros sentimientos, porque se ha erigido un muro que es imposible derribar. Existen corazones de hielo, y dimos de bruces con uno que nos encandiló. Sin embargo, nosotros merecemos más que escarcha en las caricias, y quemaduras producidas por los insultantes besos gélidos de cada día.

Mejor momento: “¿Por qué me diste lo peor de ti? ¿Por qué me quedo en la mitad? Y ¿Por qué aún tiemblo?

NOTA: 8.5


ALLÍ ESTÁS TÚ

Muchas veces no somos capaces de ver lo que tenemos delante, de apreciarlo en todo su esplendor y tenemos que pasar por el trago de perderlo, de extrañarlo y de rogar porque vuelva a nosotros para poder llenar el vacío que se apodera de cada centímetro de nuestra anatomía y pensamiento. Una súplica escoltada por el aporreo de una guitarra española en la base y un estribillo con ritmo y fácilmente reconocible.

Mejor momento: “Muriendo voy muriendo, el frío apenas me deja mover, necesito tus palabras calentándome”

NOTA: 8.5

SE ME VA LA VIDA

Y de pronto, sin esperarlo, me da la sensación que estoy en la habana. ¡Ritmo latino por los cuatro costados!, con una especie de “rap” en la parte final que le aporta una frescura inusitada. Un tema romántico y ameno, en el que fácilmente apreciamos la sonrisa de Pastora mientras la canta. No hay tiempo para esperas y esperas, es preciso decantarse por un camino, el mío va dirigido a ti… ¿Y el tuyo?

Mejor momento: “No quiero tenerte para siempre, no diré que me siempre me tendrás, piensa pronto y dime lo que sientes, deja de jugar ay, ay, ay”

NOTA: 8.5


GUERRA FRÍA

¡Extraordinario single! Tiene ritmo, garra, raza… Atrapa desde el primer verso con su historia tan sincera y tan bien contada. Como decía Arjona, esta pareja duerme con pingüinos en la cama y es necesario acabar lo que no tiene solución. ¿Para qué seguir viviendo en una mentira que no llega a ninguna parte? Uno de los mejores temas del disco, a la que no le falta detalle… ¿Y qué decir de esas trompetas? (Sobra decir, que me fascinan)

Mejor momento: “Deja que diga cuál es la salida, antes de que empiece el baile de mentiras. Basta de engañarnos que a este desengaño, le está haciendo falta una despedida”

NOTA: 9.5


YA NO QUEDA NADA

Una renuncia a medio tiempo, una vez aceptada la evidencia de que ya no queda nada más por hacer. La huída a tiempo siempre será más muestra de coraje que aguantar y tragar cosas que no merecemos y nos vuelven más frágiles. Pedir que nos dejen en paz, que nos suelten los hilos que nos atan a una pesadilla que nos consume más y más. La lucha por no sentirse sola nunca más. Un tema muy correcto, pero nada fuera de serie.

Mejor momento: “Hoy mi cuerpo dejará tu cuerpo, así sin miedo, antes de que me ahogue dentro del dolor”

NOTA: 8.0

CAFÉ, CAFÉ

Cogemos otro vuelo derechitos a medio camino entre Cuba y Colombia, y bailamos al son de esta sencilla canción desde el punto de vista de la lírica pero que cumple su función de animar el ánimo. Repetimos un poco la estructura de “Se me va la vida” pero ésta, sin embargo, suena un poco más repetitiva.

Mejor momento: “Zúmbale al tambor y dame ritmo, que quiero moler café contigo”

NOTA: 7.0

AMOR, AMOR

Y del Caribe, volvemos a beber agua de la “Fuente de Luna” y nos dejamos llevar por el misticismo de los ecos del desierto de Arabia. El grito desgarrador de la soledad más absoluta. La pérdida de identidad cuando él no está, separados por cosas de la vida que no podemos ni podremos dominar ni comprender jamás. El quejío gitano que baila la danza de los siete velos en su versión más flamenca.

Mejor momento: “Amor ya no corre sangre por mis venas, amor, las cosas de la vida nos separan”

NOTA: 6.5

ME QUEMA EL AMOR

Podemos confirmar a estas alturas del álbum que Pastora sufre muchísimo por amor, porque nuevamente le han dado calabazas de una forma bastante ruin. Su sufrimiento es escuchado en cada palabra de esta canción que podríamos decir que pasa bastante desapercibida, porque a pesar de que tiene ritmo, no tiene ese efecto “enganche” que podrían tener otras como “Herida” o “Guerra Fría” aún siendo del mismo estilo. Si no se hubiera incluido… hubiera dado igual.

Mejor momento: “Mis lágrimas siguen cosidas a tu antojo”

NOTA: 7.0

SIN TI

Volvemos a balada recurrente y nostálgica. En cuanto a historia, no aporta absolutamente nada nuevo, pero debemos decir que la interpretación de Pastora Soler es impecable. ¿Quién soy sin ti?

Mejor momento: “Y ya lo ves, que fácil olvidé otra vez no perderme en tu ser, que sin querer lo he vuelto todo del revés”

NOTA: 7.5

BÉSAME

Tropicalia en su versión balada de noche de chiringuito. Un deseo ardiente en los labios… el que surge por la urgencia de un beso. Nos encontramos a una Pastora dispuesta a doblegarse solamente por una dosis de su veneno vital.

Mejor momento: “Bésame suavecito niño, bésame suavecito…” (Coros)

NOTA: 6.5

… Y QUÉ PEQUEÑA QUE SOY YO

El broche final… ¡Y qué broche! La mejor canción del disco sin duda alguna. Una de las más grandes de toda su carrera. Una discusión magistral, repleta de reproches, con el “Amor”. ¿Qué somos sin él, sin el amor? La locura de esa relación de dependencia para con el sentimiento más maravilloso a la par que vil que puede existir, el que llega a nosotros y aniquila todo lo que encuentra a su paso, volviendo nuestra vida del revés, poniéndonos la miel de la felicidad en los labios para luego, de repente, despojarnos de ella hundiéndonos en la más honda de las miserias emocionales. Todo el dolor, la angustia, la desazón y el romanticismo en una voz que se deja vestir única y exclusivamente por el sonido que mana de las teclas de un espléndido piano. Es muy difícil valorar una canción tan grande como esta, porque me faltarían palabras, por todo lo que significa para mí, y por todo lo que en sí misma es…

Mejor momento: “¡Qué injusto eres amor, que no distingues entre buenos ni malo, que le vuelves la espalda al que siempre ha luchado, al que lo ha dado todo, esperando muy poco”

“Yo no soy nadie sin ti, contigo no soy yo. Nunca te elijo aunque te persigo, te crees sincero y me creo tus mentiras, por ti se que existo y existes por mí”

NOTA: 10


PUNTUACION FINAL: 7.95
Pastora va fijando su rumbo, hacia una música mucho más pop que flamenca pero sin abandonar su deje natural. Cada vez la encontramos más cómoda en los agudos y lo agradecemos. Es clara la evolución en sus letras, mucho más maduras, emotivas y cargadas de historias potentes y directas. No es un disco demasiado plano, comenzando con platos fuertes, rellenándolo con temas correctos y con un excepcional colofón, sin embargo, tiene un toque de sufrimiento constante que lo desvirtúa un poco. Demasiada pena y siempre por lo mismo… Son muchas las maneras de tocar el desamor ¿Por qué siempre desde la misma perspectiva? Evidentemente, y gracias a las musas de la música, también contamos con ritmo y positivismo, con ganas de volver a empezar. Eso bien nos vale una sonrisa. 


4 comentarios:

  1. Coincido en que "Y qué pequeña que soy yo" es el mejor tema del disco y una de las mejores de la carrera de Pastora. Y "Guerra fría" también me gusta mucho, cuántas veces he dicho eso de "por no ser no somos ni enemigos", siempre recuerdo ese tema jeje.

    Un saludo!! Esperando el review de mañana jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que compartas mi misma opinión. La verdad es que son los dos temas que más sobresalen del disco. La review de mañana (hoy) va a ser muy especial para mí, porque fue del primer disco que me compré de Pastora y a día de hoy (junto a "Conóceme") mi favorito. :)

      Eliminar
    2. Es una tontería, pero supongo que no te has dado cuenta, así que te aviso que has titulado el post como "Guerra fría" y el disco se llamó "Deseo" (le copió el título al disco de más éxito de Greta y los Garbo, jaja, es broma..ni lo sabrá)

      Eliminar
    3. Ostras!!! Es verdad!!! A ver si me deja modificarlo!! Graciasssssssss

      Eliminar