martes, 1 de octubre de 2013

LA OREJA DE VAN GOGH - COMETAS POR EL CIELO


Cometas por el cielo es, a día de hoy, el último álbum de estudio de La Oreja de Van Gogh. Tal día como un 13 de Septiembre fue publicado en formato físico y digital, siendo esta última versión la que se veía alterada en su tracklist oficial con respecto al Bonus a incluir. Era la primera vez que se lanzaba un tema diferente para Itunes, Spotify y para recibirlo tras haber efectuado la compra del álbum vía web oficial de la banda. En total, 14 nuevas canciones que pudimos disfrutar. Las expectativas en el disco, luego de su éxito con A las Cinco en el Astoria, hizo que los donostiarras se esforzaran al máximo en este nuevo trabajo. Grabado entre Girona y Estocolmo, contó con un nuevo productor Alejo Stivel, y es resultado de una amalgama de sonidos pop, pop electrónico, power pop, balada y pop rock. En total se estima que vendió cerca de 210.000 copias en todo el mundo, alcanzando el primer puesto en la lista de Itunes, y consolidándose como el 20º disco más vendido en España en 2011. Además fue nominado en los Premios 40 Principales en la categoría de “Mejor Álbum”.


LA NIÑA QUE LLORA EN LAS FIESTAS

Una apuesta arriesgada, con un sonido completamente renovado, pero muy efectiva. Un torrente emocionante exclusivo para el estribillo, donde la carga emocional está implícita… Un muy buen tema como carta de presentación. La eterna lucha entre lo que uno desea y lo que le conviene, porque nos vemos envueltos en un torbellino que nos arrastra hacia lo prohibido, lo más nefasto para nuestra propia integridad. Es la rendición, la súplica sobre las rodillas, la cara cristalina de la humillación admitida… La búsqueda de la dosis sin la que nos encontramos perdidos…

Mejor momento: “Dejo las huellas de un ángel caído al pasar, huellas que siempre me llevan a ti, quitapenas, como la dosis de vida fugaz que me diste a probar”

NOTA: 10


DÍA CERO

Esta es una de las canciones del disco que más me llegan. Me produce tantas emociones, arañándome en lo más profundo mientras me recuerda a la persona que más he querido jamás, y que por circunstancias de la vida ya no está conmigo. Por lo que esta… es mi canción. Tal y como su predecesora, cuenta con una instrumentalización muy cuidada y enérgica. UN TEMAZO en pocas palabras…

Mejor momento: “Y vivo sin vivir en mí, y muero cada hora que se escapa sin saber de ti. Lo siento tanto, tanto amor, me duele el corazón… El día cero se acabó y yo sigo sin tu absolución”

NOTA: 10


PALOMA BLANCA

Hasta que no comprendí realmente de qué trataba no fui capaz de valorarla como Dios manda. Hoy por hoy, es una de mis favoritas del disco, no por como este cantada ni por cómo suene sino porque… la blanca también salió volando hace muchos años de la ventana de mi casa, y ahora vuela allá donde no llega la vista.

Mejor momento: “Nunca te olvidaré y siempre llevaré… tu cara encima de mi cara”

NOTA: 10

COMETAS POR EL CIELO

Llegamos al tema que le da nombre al disco. Como me ocurrió con la canción anterior, este tema no llegó a embaucarme en un principio, y hoy por hoy, tampoco lo ha conseguido del todo. Reconozco que si no llego a leer en algún sitio que se trataba de una canción dedicada al amor homosexual, hubiera pensado que se trata simplemente de una canción de amor más. Una vez analizada sí que es cierto que se puede entrever su mensaje original: “desnudemos nuestras dudas” “siempre fuimos dos lunas”… además de la alegoría de la cometa como una evidencia de libertad… Sea como fuere, la intención es bonita, pero a mí no me transmite del todo… (Y me sobra la parte final, absolutamente)

Mejor momento: “Quédate y desnudemos nuestras dudas, de una vez, siempre fuimos dos lunas”

NOTA: 8.5



LAS NOCHES NO MUEREN

Porque los flechazos existen, la Oreja de Van Gogh no podía ser menos que dedicarle una canción.  La emoción corre por nuestro estómago, el corazón nos late en la garganta y las miradas se clavan, se engarzan y desnudan en apenas unos minutos. Con los clásicos arreglos van goghleros, el pop se cuela en esta canción fecha de caducidad. Teniendo en cuenta lo escuchado hasta ahora, creo que es el momento en que el disco comienza a flojear porque da la sensación de que no pegue en este álbum. No es una mala canción pero no pasa de ser un tema correcto.

Mejor momento: “Beso a beso nos contamos tanto de los dos, huérfanos de patria y corazón”

NOTA: 8.0


EL TIEMPO A SOLAS

Volvemos a elevar el nivel con otra obra de arte. ¿Por qué tan triste? Porque así es la sensación de creerte muerto en vida sin la persona que amas, que nunca volverá, porque ahora es un ente que ni siquiera puedes tocar. Las palabras del quejido más ensordecedor, de la consternación y el desconsuelo.  Increíblemente brillante en todas sus posibilidades.

Mejor momento: “No hay camino ya, sólo estelas en el mar, de mi vida dibujando su final. Si pudiera ir donde estás, coger tu mano y cara a cara volar, te diría que te quiero sin piedad”

NOTA: 10

PROMESAS DE PRIMAVERA

Nos ponemos una diadema de flores de colores y bailamos descalzos sobre la hierba dando botes cual potrillos desbocados. Evidentemente, la felicidad ha hecho “Toc, toc” en nosotros y es el momento de celebrar la vida porque sí. Abajo con todo lo que pueda amenazarla un ápice siquiera. Si bien este canción la podemos trasladar a nosotros mismos, también es cierto que, en realidad, se trata de un homenaje a Euskadi libre de cualquier tipo de amenaza. Creo, realmente, que lo único rescatable es la música y el estribillo, todo lo demás me sobra sobremanera. Uno de los temas más flojos del álbum.

Mejor momento: “Por eso no, no, no, no podrán parar, la primavera que está por llegar”

NOTA: 6.5

UN MINUTO MÁS

En principio con sus similitudes con “Paloma Blanca” en la temática, pues trata de un hombre que pierde a su hija y que llora su pérdida hasta poder encontrar el momento en que se encuentra preparada a decirle adiós. Sin embargo, no es equiparable. “Un minuto más” es un tema noble, muy mediterráneo, pero se hace largo y pesado por lo repetitivo de su estribillo. Imprimir sensibilidad no siempre tiene que ser acorde con cantar tan lento que se vuelva una historia interminable. Alabo, a pesar de todo, la parte final que es lo más emocionante del tema.

Mejor momento: “Nada es nada sin tus besos, nada es todo lo que tengo. Nada es nada en lo que creo, nada es nada, nada es nada. Nada es nada si no entiendo, nada es todo lo que siento, nada es nada si te pierdo, nada es nada”

NOTA: 7.0

MI CALLE ES NUEVA YORK

Uno de los temas más pop del álbum. A priori puede parecer que no dice nada concretamente, pero quizás sea ese precisamente su cometido. Parece pensada especialmente para resultar ser una de esas canciones que te levantan de la silla para que bailes (muy a lo “Promesas de primavera), con una sonrisa en la cara y la voz en grito. Para muchos se trata de uno de los mejores tracks del álbum, yo no estoy tan de acuerdo, simplemente creo que cumple la función: devolverle el ritmo al disco.

Mejor momento: “Quiero poder descifrar lo que el tiempo silba al pasar y no soy capaz (Uoooh…) y no soy capaz”

NOTA: 8.0

MIENTRAS QUEDE POR DECIR UNA PALABRA

¡Me encanta! No obstante, reconozco que es una canción para lo que es… rellenar y dar un bonito final. ¡Pero refleja tan bien lo que es el amor para mí! Una carrera de obstáculos, una lucha encarnizada contra las zancadillas y el agotamiento de todos los cartuchos antes de matar al corazón para siempre. Mientras quede un mísero rescoldo… ¿Por qué abandonar?

Mejor momento: “Mientras quede por decir una palabra, mientras quede una mirada para mí, mientras puedas regalarme una sonrisa, no mi vida, no me voy a rendir”

NOTA: 9.0

ESTA VEZ NO DIGAS NADA

¿Quién nos pone la espada de Damocles sobre la cabeza? ¿Quién nos ata cortos y no nos deja actuar libremente? ¿Quién decide sobre nosotros?... ¡Exacto! ¡Nosotros mismos! Dejarse llevar es el secreto para ser feliz, fiarte de tu propia intuición es esencial. Un bonito tema para cerrar el disco físico, aunque su estribillo deja muchísimo que desear y desmerece la canción por completo.

Mejor momento: “Quítate de una vez las gafas de intelectual, el cristal deja ver cuánto lloras ahí detrás.”

NOTA: 8.0

EPIFANÍA

Itunes nos regala uno de los temas más espectaculares del álbum que jamás comprenderé como no está en la versión física. La más fascinante manera de resolver la ecuación de sexo y amistad: la muerte de la amistad pura tal y como se conocía. ¿Estamos ante el reconocimiento de un error? ¿Del miedo a lo que se irá y no volverá? ¿Es la puerta abierta al amor, aún a riesgo de perder algo más? No sé… es muy complicado de explicar con palabras…

Mejor momento: “Ni yo debo ni tú puedes, te susurro por última vez, pero son tus labios tan corteses, que caen como la nieve, encima de mi piel”

NOTA: 10

ME FALTA EL AIRE

En Spotify encontramos, por el contrario, otro bonus diferente. Como ya me ocurrió con Epifanía me pregunté cuando la escuché… ¿Por qué demonios no está en el disco? Un rollito muy místico a la par que pop (perfectamente adaptable en este álbum como en A las 5 en el Astoria a pesar de su base electrónica) con una historia de ruptura total que se nos avecinó sin darnos cuenta pero ahora la vemos tan clara como el agua. (Me parece muy audaz el guiño que le hace a la canción “La primera versión” con ese “la mejor versión de ti ya no es para mí”)

Mejor momento: “No sé a ti, pero a mí me falta el aire, claustrofóbico devenir de un fugaz desliz. Y es que a ti y a mí se nos ha acabado el aire y el cloroformo para ir a dormir, no me sabe a ti”

NOTA: 9.5

DOS COPOS DE NIEVE
El track más electrónico y rock del álbum. Un buen tema, original y diferente a lo que nos tienen acostumbrados, un tanto sórdido que contrasta bastante con lo que al final resulta ser la historia del mismo. Una bonita historia de amor pero… nada más.

Mejor momento: “Mi patria, mi bandera, nuestra única frontera está en formar, nuestro hogar”

NOTA: 8.0


PUNTUACIÓN FINAL: 8.6
PUNTUACIÓN FINAL (+ Epifanía): 8.75
PUNTUACIÓN FINAL (+ Me falta el aire): 8.70
PUNTUACIÓN FINAL (+ Dos copos de nieve): 8.58
PUNTUACIÓN FINAL TOTAL: 8.75

Creo que es uno de los discos más flojos de la carrera de LODVG, si bien es cierto tiene temazos impresionantes como Día Cero, Epifanía, El tiempo a solas, Paloma blanca o La niña que llora en tus fiestas. No obstante, también tiene muchos temas flojos y algunos de puro relleno. De todas formas, he de reconocer, que instrumentalmente hablando me parece un acierto total, que hayan dado un paso más allá de las bases poperas de siempre e incluso que hayan dejado tanta infantilada de lado (aunque haya temas en los que sigan presentes). Veremos qué nos depararán más adelante!!!


6 comentarios:

  1. No tenía ni idea de la temática que trata "Cometas por el cielo" (la canción). Curioso...
    Este disco ya no lo tengo...

    Sacaron también entre este y el anterior un recopiltario de versiones sinfónicas, no? "Nuestra casa a la izquierda de tiempo"...Tampoco lo escuché.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... era un disco de algunas canciones cantadas por Amaia, en esta ocasion por Leire, con nuevos arreglos y demás... pasalapabra total jajaja

      Eliminar
  2. ¿Por qué pasapalabra? jaja. Dime algo del disco...que yo no lo he escuchado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gustó demasiado, tampoco le presté mucha atención... pero es que lo vi completamente innecesario... En realidad creo que fue una excusa para que la gente se acostumbrara a escuchar a Leire cantando esos temas

      Eliminar
  3. A grandes rasgos, me ha gustado la crítica... Aunque no coincido con muchos de los "mejor momento" nuestra mayor coincidencia la resume la conclusión: "uno de los discos más flojos de la carrera de LODVG". Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de leer tu comentario Leonardo!! Gracias por tu aporte!! Saludos desde España!!

      Eliminar