martes, 29 de octubre de 2013

ABIGAIL - ALMA ENAMORADA


La segunda estación en el viaje musical de Abigail tiene su llegada el 23 de Septiembre de 2002 con el lanzamiento de “Alma Enamorada”, un trabajo producido por Teo Cardalda (integrante del dueto Cómplices) en el que encontramos un sinfín de ritmos engarzados entre la ternura y la delicia compositiva. Rumba, Bossa, Balada, Fado, Son… son algunos de los marcos en los que se perfilaran estas 11 nuevas canciones, cargadas de sorpresa y romanticismo. La Artista Revelación del año 2000 irrumpe en las listas con su primer single “Si hay sueños hay caminos” para calmar toda la expectación que su gestación había creado. Respira hondo y cierra los ojos para disfrutar de esta… “Alma enamorada”…

BÉSAME EL ALMA

Esta canción me hace daño porque la siento tan mía… ¡Qué impotencia cuando sientes que la distancia se está instalando entre dos almas y no puedes hacer nada! Lamentablemente tenemos la inútil idea de que el amor se alimenta a partir de la fricción de las pieles y nos olvidamos de nutrir las necesidades del alma, esa parte tan trascendental a la par que invisible de la cosas, ese detalle que nos convence que está mereciendo la pena. Esta preciosa balada, con un cierto toque tropical en la instrumentalización que nos regalan la pluma de Teo Cardalda y J.M. Montes en la voz de Abigail, es un regalo para el alma.

Mejor momento: “Y olvídate de mi cuerpo que no necesita tus flores, sólo sabrá defenderse al menos por esta noche… Bésame el alma sin prisa y escucha lo que te diga… hace tanto que no oyes como laten sus heridas…”

NOTA: 10

SI HAY SUEÑOS HAY CAMINOS

¡Gracias a la rumba! Me encanta esa guitarrita, no puedo evitar que se me vayan los tacones detrás… ¿Piensas que no hay salida? ¿Qué se acabaron todas las oportunidades? ¿Tú sueño es imposible? Pues… ¿Sabías que sólo debes desearlo? ¡Sí! Lo que desees puedes conseguirlo, sólo tienes que probar suerte, seguir las señales que te llevan hasta él y tarde o temprano lo tendrás entre las manos. Uno de los temas más positivos del disco, muy, muy bonito.

Mejor momento: “Si me das lo que te sobre, te daré lo no tenido”

NOTA: 8.0

PÍDEME UN BESO

Rebajamos el ritmo para hacer una petición rebosante de ternura. No puedo evitar cerrar los ojos para escuchar este tema, e imaginarme un globo elevándose hacia el cielo, y dentro de él una historia: la de dos enamorados eternamente enredados en un beso sin fin. Sensación de ingravidez con esos “Un…” del estribillo, atercipelada con la voz de Abigail. Una auténtica delicia.

Mejor momento: “Si me cruzas con tres clavos y me conviertes en esclavo de la ciudad de las nubes y veo que subes sin miedo hasta mí… Pídeme, pídeme un beso”

NOTA: 9.0

LINDO

Y aquí es cuando me contagio de una alegría infinita, con ese sonido tan… ¡No sé cómo definirlo! Pero es ¡Tan genial! Sin duda es uno de los temas más espléndidos de la carrera de Abigail, que más me inspira y que con más gozo canto a pleno pulmón siempre que suena. Divertida, pícara y, cómo no, romántica en sí misma.

Mejor momento: “¿Cómo decirte “te amo” si ya conoces que si todo el amor del mundo lleva tu sello, ¿Cómo decirte que quiero sentirme tuya si ya me tienes presa de tus recuerdos?

NOTA: 10

SI ME QUIERES TÚ MÁS YO

Cuando el corazón te grita, te invita a clamar tus sentimientos, y es tanto lo que se siente dentro que entras incluso en una competición por decir “yo te quiero más” se crea una sensación de dicha infinita. Tener la certeza de haber terminado con tu búsqueda, de no equivocarte si pones la mano en el fuego por algo que comienza y te vuelve un ocho de felicidad la vida, es el resumen perfecto para este “Si me quieres tú, más yo” que Abigail nos canta junto con Teo Cardalba. Simplemente impresionante, no tiene desperdicio alguno.

Mejor momento: “Si supiera que voy a morir sin llegar a tocarte la piel, rasgaría la mía en pedazos igual que un papel” (…) “Si supiera que tú estás aquí navegando por mis venas, viviría en cuarentena para ti. Si supiera que tengo tu cuerpo amarrado con uñas y dientes, ya tendría suficiente para vivir” (…) “¡Sí me quieres tú, más yo!”

NOTA:  10

NOCHES Y DÍAS

Y llegamos al toque Abigail. Una de esas canciones que parecen un mosaico de cuadros en los que no falta detalle. Rica y pura poesía, pinta en esta ocasión de un rojo pasión ese momento carnal que se esconde tras un beso o pieles que se rozan y sudan deseo mientras se funden en un solo ser. La canción para el crepúsculo, para cuando el sol dice adiós y las bombillas se sustituyen por velas y el crepitar del fuego que atempera el ambiente para lo que está a punto de suceder. Preciosa…

Mejor momento: “En el dintel de mi puerta, cuelga una luz, y las sombras huyen para que pase el que hace miel de mi boca”

NOTA:  8.5

ALMA ENAMORADA

Por si aún queda algún despistado en la sala, volvemos a hacer apología de la esencia, del objetivo final del disco, preconizar el valor del amor verdadero con este “Alma enamorada”, aunque sea en su vertiente más amarga, el desamor. En cada palabra que destila su voz, se aprecia la embriaguez, esa borrachera de sufrimiento que anestesia nuestras emociones con lágrimas afligidas. Una obra maestra.

Mejor momento: “Alma enamorada… ¿De quién? De ti… Rabia embadurnada… ¿De quién? De ti…”
NOTA: 10

PIEL DE AZÚCAR

Y si el azúcar no se nos ha disparado ya con tanto amor, llega el momento de la sobredosis total.  Muy en la tónica del resto del disco, con esa dulzura impresa en todas las canciones, pasamos las fronteras de lo dicho y Abigail hecha el resto. Un tema muy bonito, pero que a mí en ocasiones se me hace algo “pastelosa”. ¿Pero quién no es un poco “pastel” cuando está enamorado?

Mejor momento: “Si tu piel se vuelve azúcar… yo seguro me derrito”

NOTA: 7.5

TODO

Cambiamos el registro de las palabras, y ahora toca la bofetada más sonora, esa que la rabia nos gesta en la garganta y tanto coraje nos da no decir. ¿Cómo atreverse a decir que no di lo mejor de mí, cuando tú apenas has dado las migajas de las migajas? Nos convertimos en viperinos mensajeros y decimos las verdades en la cara, sin contemplaciones y sin adornos. Una de las canciones más valientes, impecables y viscerales del disco. No me canso de escucharla y por eso se ha convertido en una de mis favoritas.

Mejor momento: “Puedes decir que si a lo que y niego, puedes decir un “no” a lo que asevero, pero hay algo que no dirás… que te cabe dentro lo que a mí me sobra” // “Te he dado todo mi mundo de sueños, te he dado besos que no equivocan, pero te empeñas en no ver el cielo que sólo tapas si abres la boca”

NOTA:  10

ALCOBA DE FUEGO

Con un título tan sugerente ¿Cómo no aventurarse a dar rienda suelta a la imaginación? Por mucho que, a priori parezca que el tema esté enfocado para la noche, a mí me inspira sábanas blancas bañadas con los rayos del sol y una de esas mañanas en las que los juegos de cama se vuelven más imprescindibles que la dictadura del reloj. La canción de la intimidad más fresca y deliciosa. Bonita balada para dar los buenos días, las buenas tardes, las buenas noches, entre beso… y beso… y más besos…
Mejor momento: “Alambres de cobre uso para engarzar tu alma a la mía”

NOTA: 9.5

AQUELLA NOCHE

Y, como ya dije en la crítica anterior, el arte vive en las venas de la familia Marcet Dianez y en esta ocasión es Luis Alberto Marcet quien nos regala una preciosísima canción, al mismo tiempo, que inmensamente triste. Darse cuenta de que a uno no lo han querido nunca, que todo han sido pretensiones, excusas…, darse cuenta de que uno lo sabía, que estaba todo condenado al fracaso pero aún así nos asimos a ese hierro ardiendo con una esperanza infinita. Pero la realidad nos vuelve la espalda, nos baja de las nubes y libera nuestras manos del dolor, para darnos una segunda oportunidad en la vida que ahora no podemos ni sabemos apreciar, porque duele… porque quema pensar que quieres y jamás podrá volver a ser igual.

Mejor momento: “Besos fríos me dejan tu sabor, aunque sabía que tarde o temprano, te perdería en nuestra guerra”

NOTA: 10

PUNTUACIÓN FINAL: 9.36
Este fue el segundo álbum que tuve de Abigail siendo muy joven, aún inexperta en lo que respecta al mundo del romance, y no pude valorarlo como merecía, de hecho, la mayoría de las canciones ni las comprendía, pero ahora, pasado el tiempo, y basculando mis cicatrices entre lo bueno y lo malo que me aportan, sé lo que me inspira cada canción, aunque no pueda transmitirlo con palabras. Simplemente disfrutadlo, porque seguro que no os defraudará.



1 comentario: