sábado, 23 de noviembre de 2013

CONCHITA - NADA MÁS




La artista a la que le vamos a dedicaro los próximos días es ni más ni menos que… ¡Conchita!. Concepción Mendivil, nació el 5 de Octubre de 1982 en Helsinki, Finlandia, y es hoy por hoy, una de las cantautoras más destacadas del panorama musical. Desde muy joven tuvo una especial relación con la música, tocando instrumentos como el teclado o la guitarra y grabando sus primeras maquetas en viejas cintas de casette. Fue entorno al año 2000, que empujada por sus amigas se subió por primera vez a un escenario en la Sala Montacargas. Esa grata experiencia hizo que, de ahí en adelante, recorriera varias salas de la capital española mostrando su arte. A ello hemos de sumar  su participación en varios concursos y su puesto como finalista en el de La Latina. Un año después de ese primer encuentro con el público, grabó su primera maqueta y compagina el mundo de la música con su otra vocación el magisterio infantil.

Fue en 2006 que finalmente Conchita logró poner voz a un disco respaldado por una discográdica, en este caso Nena Music. Éste primer trabajo, sería producido por Juan Luis Giménez y contaría con la colaboración de uno de los artistas más admirados por la finlandesa: Antonio Vega. Nada más, que así se llamaba el disco, salió a la venta un 5 de Febrero de 2007. Su voz dulce y ensoñadora logró atrapar a una cantidad abrumadora de público que no paró de tararear, uno detrás de otro, los singles que fueron saliendo para promocionar el disco siempre que salían en emisoras de radio o televisión. 14 canciones escritas del puño y letra de Conchita fueron suficientes para que se hiciera un hueco en este mundo tan complejo y llenar cientos de salas por todo el país. En poco más de un año, alcanzó las 100.000 copias vendidas y se mantuvo más de 70 semanas en lista. Gracias a este disco, además, Conchita fue galardonada por Cadena Dial (como Artista destacada) y también por los Premios por la Música (como Artista Revelación)y Kiss FM (como Artista destacada del año)

TRES SEGUNDOS

¿Quién no ha estado enamorado de alguien que parece que ni siquiera te registra? Parecemos sombras en la pared que se van desvaneciendo, incrustando en la pintura y perdemos vida. “Tres segundos” es la historia de la adrenalina en el corazón cuando te rozan, te miran de soslayo, se dibuja una aparente sonrisa, quizás por educación, quizás por algo más. Dulce, sensible, soñadora, así es la voz de Conchita. Me encanta el estribillo porque te hace cerrar los ojos e imaginarte levitando hacia tus deseos, escapando como un globo que surca los cielos esperando encontrar su sitio. Es una verdadera delicia.

Mejor momento: “Y te vas, y me muero y te pierdes entre la gente, y aunque sigo ahí mi mano se ha ido contigo y tira de ti pa’ que vuelvas”

NOTA: 10

PUEDE SER

Ritmito rico con punteo de guitarra. Me encanta. Fresco, sutil, pegadizo, que te invita a bailar, a cantar, a gritar de alegría. La canción de las oportunidades, de las que uno se da a sí mismo luego de un pequeño tropiezo. Lo incierto del futuro es lo que hace divertida la vida, tanto como misteriosa, por lo tanto, no queramos desgranarla de un tirón, saboreemos cada oportunidad, saquemos de ella todo lo que podamos sacar. “Puede ser” es la aventura, el intento y la ilusión ante un nuevo amor, con los pies en la tierra y sabiendo que todo puede fallar pero… puede que no lo haga también. (Me encanta el tarareo del final…)

Mejor momento: “Hoy la vida me dice que me toca a mí eso de sentirme bien”

NOTA: 10

NADA QUE PERDER

Lo cotidiano sigue ahí, en el día a día, en las calles. A veces es demasiado cruel la bofetada que te da la vida cuando te pone enfrente a la persona que amas, la que ha rehecho su vida y no sabe que sigue ocupando el 100% de tu pensamiento. ¡Tratad de componer un discurso mínimamente coherente en poco más de unos segundos y pretendiendo ser feliz! “Nada que perder” es el instante del tierra trágame, de sentirte la última porquería del mundo por no haber sido capaz de superarte. Tus pies quieren correr, tu corazón aguanta estoicas las lágrimas. Una de los temas más duros, y más fáciles de comprender y asimilar del disco.

Mejor momento: “Quisiera ser capaz mirarte y no temblar, decirte que nadie me volvió a besar, no te logré olvidar, ni lo intenté quizás”

NOTA: 10

PROMESAS

¡Cuántos puñetazos habrá mordido mi almohada por esta situación! Es increíblemente difícil hacerte a la idea de que la persona que más has querido jamás tiene que desaparecer de tu vida, desaparecer de ti y que no puedes permitirte el lujo de flojear porque sería tu perdición. A modo de mantra repetimos una y otra vez “Lárgate, vete, márchate” pero como un endemoniado disco volador vuelve a nosotros y nos hace gritar, entre lágrimas y desolación un “te echo de menos”. La más dura de las luchas, cumplir la promesa de tu felicidad. Otro gran tema… otra gran promesa.

Mejor momento: “Y podré estar sin ti, aunque con esta herida aprenderé a sobrevivir, y ahora vete, márchate, lejos donde no te pueda ver, porque duele… márchate… Te echo de menos, lo ves, otra vez soy yo quien vuelve a perder, te echo de menos, lo ves, lo ves, cada día que pasa es otro menos sin tu piel”.

NOTA: 10

AHORA QUE

El dueto con Antonio Vega irrumpe aún con una sombra cernida sobre su letra. Hay historias que no llegan siquiera a escribirse porque el simple hecho de pensar en ello acobarda a sus protagonistas, otras que terminaron y no se dieron segundas oportunidades que también se quedaron en el tintero, con miles de momentos por vivir que, sin embargo, están presentes en nuestra imaginación. Esta bucólica canción es parte de mí, de lo que soñé y deseé, de lo quise hacer y no pude. Tierna y arrebatadoramente sincera.

Mejor momento: “Y lo hemos hablado un millón de veces, nos irá mucho mejor así, lo hemos hablado, tu por tu lado y yo por el mío y aún así ¿Qué hago yo ahora con un millón de besos? Que no me dio tiempo a darte aquella vez”

NOTA: 10

UN, DOS, TRES

Un juego de niños, el juego del eterno enamorado que sueña incluso despierto. Cuando la realidad nos niega la mayor, siempre podemos consolarnos con lo que nuestra imaginación puede hacer por nosotros. Una canción diferente, un tanto arriesgada, quizás infantil, pero simplemente genial. En una sola palabra: única.

Mejor momento: “Pero ahora que te tengo a ti, se me ocurren mil sitios donde amarte, y aunque no pueda ser así, cierro los ojos y… un, dos, tres… un, dos… tres”

NOTA: 10

DONDE

La primera vez que la escuché me resultó un tanto insulsa lo reconozco, pero cuando la mastiqué y fui descubriendo sus matices, me enamoré de ella. Donde es la canción de… ¡La vida misma! Sufrimos por amor, sí, y creemos que no podremos recuperarnos, también, pero entonces… algo sucede, todo duele menos, aparecen otros horizontes y nos preguntamos… ¿Dónde quedó lo que fue? ¿A dónde voy ahora? La vida… sin más, así nos lo muestran Juan, Lucía y Raquel…

Mejor momento: “¿Dónde, en qué momento, en qué palabra, se deja de querer? ¿Y donde, en qué lugar, y por qué razón, se deja de sentir? Juan no piensa ya tanto en Lucía, porque ya se acostumbró, ahora confunde amor con rutina, pero aún ni lo entendió”

NOTA: 9.0

ENCAJA MI CORAZÓN

Si me quieres, dame mi espacio, dame mi tiempo y ayúdame a ser yo misma de nuevo. Seguir adelante es complicado pero la mano amiga, el amor pretendido pueden resultar de gran ayuda. Pero no hemos de forzarnos y cauterizar las heridas sin que sanen dejando cicatrices. Con un sonido más intimo y recogido, “Encaja mi corazón” pide comprensión a cuenta gotas. Simple pero extraemocional. Imposible no conmoverse.

Mejor momento: “Y si falta alguna pieza es que me la partieron, y aún estoy arreglando”

NOTA: 10

NO SALGAS CORRIENDO

¡Qué grande! No sé si a los hombres os pasará igual pero a las mujeres sí, y mucho. Tal vez seamos unas románticas pero nos gusta el compromiso, el saber que tenemos a alguien ahí, que nos quiere y nos valora, que quiere compartir su vida y sueños con nosotras y que no teme a todo eso por muy grande que suene. “No salgas corriendo” es la afrenta a esa gran palabra “compromiso” y entre guitarra y guitarra, palma y palma, con un ritmo acelerado, divertido y sugerentes descripciones de lo que es y queremos que sea, se pinta una situación más cotidiana de lo que jamás pensamos. Perfecta de principio a fin, la historia de nunca acabar de las mujeres (quizás hombres también, no lo sé) enamoradas.

Mejor momento: “Entre tus labios y mis caderas, solo me estorba el edredón… Y otra vez he de morderme la voz no sea que vuelva a hablar de dos antes de tiempo y es mejor que no salgas corriendo”

NOTA: 10

COMO TE DIGO ESO

No podía faltar… el tercero en discordia, el que introducimos nosotros, sin querer pero sin poder evitarlo. ¿Cómo confesarlo? ¿Cómo decir que ya no hay más? Es sencillo imaginar la situación, ese montón de pensamientos carcomidos, discursos que se escriben y retractan, todo por no ser cruel, aún sabiendo que doler, dolerá… ¿Cómo dejar de sentirte la más mezquina de las personas cuando la vida te sorprendió y te obligó a enamorarte… sin querer? Mucha melancolía, mucha pena y más culpabilidad es lo que se respira en esta canción. Sobrecogedora… fascinante.

Mejor momento:  “Intento buscar las palabras, no causar tanto dolor, intento ordenar las palabras que suenen algo mejor, y las ponga como las ponga cada vez suena peor, y a ver… como te digo eso a ver, a ver cómo te explico eso, que es que me encantó”

NOTA: 9.5

TONTA

¡La canción estrella! ¡La verdad supina con mayúsculas y luces de neón! ¡Lo que todas pensamos en definitiva! SI alguien tiene que ocupar el puesto que yo dejé o me obligaron a dejar, que al menos sea ocupado por una incompetente, fea e inaguantable mujer. La vida misma… nuevamente, en una canción divertida, rencorosa y a la par despechada. Los gritos del corazón.

Mejor momento: “Espero que sea, espero que sea tonta, muy tonta, y que le cueste hablar un ratito seguido sin parar. Tonta, idiota, de esas que no paran de reír y no saben cuando callar” // “Tonta, muy tonta, y algo fea que eso nunca viene mal, y espero que te canses pronto y me vengas a buscar” // “Y espero que pienses en mi, que cuando la abraces recuerdes mi forma de besar, y espero que pienses en mí que cuando te arrepientas aún sepas donde me has de buscar… (…)  yo mientras te espero sentada… imaginándome a la tonta con el tonto que me hizo llorar” // “Tonta, muy tonta, de esas que si no hay muy cerquita un espejo no saben donde mirar”

NOTA: 10

VERÁS

Reducimos el ritmo para hablar nuevamente del desamor, de ese momento en que queremos comprender que todo terminó pero algo se resiste en nosotros, y es por el simple hecho de que un día fuimos felices, tan felices que no queremos soltarnos de ese bastión, de esa fortaleza que se construyó y ahora yace en ruinas. Bonita canción de resignación subyugada…

Mejor momento: “Y he intentado no caer en la trampa, no dejarme llevar por la rabia, mientras soñaba con encontrarte. Y me cuesta entender que todo se acabó”

NOTA: 8.0

ALGO BONITO

Y, aparentemente, cerramos el disco con esta bonita balada que nuevamente nos habla de despedidas. Buenas intenciones para finales amargos. Muy dulce…

Mejor momento: “Difícil escribir algo bonito, se trata de un final, no acabaré con “un te quiero” no me dio tiempo a llegar”

NOTA: 8.0

ÚLTIMA VEZ

Y ahora sí, terminamos el disco con un portazo emocional. Hay historias que nos lastiman en lo más hondo, nos hunden y pueden hacernos la vida un infierno, pero siempre se puede alzar la mirada, levantarse y seguir. En “última vez” se cierra la puerta a la segunda oportunidad y se le da la mano al espíritu de “Puede ser” en una balada a piano y voz… exquisita.

Mejor momento: “Última vez que lo repito, última vez que te lo explico no quiero volverte a ver”

NOTA: 9.0

PUNTUACIÓN FINAL: 9.53
¿Dónde radica su éxito? En que hace canciones sencillas, funcionales y sobre todo reales. La introspección del alma, una autopsia a las emociones positivas y negativas. La música de Conchita es el mundo del amor y del desamor desde todos los ángulos posibles, por eso me gusta. ¡Es música inteligente! Cada una cuenta una historia, una historia distinta, sin dramatismos, sin golpes de voz potentes, porque no hacen falta, son únicos y genuinos y eso es lo que la hace grande. No decepciona jamás. 


8 comentarios:

  1. Me ha gustado la review, pero no coincido en nada en un tema. No me gusta la canción TONTA. Ahora la digiero más, pero antes no la soportaba. La historia esta bien, es divertida... pero hay algo que me hecha para atrás. ¿Mi favorita? Puede ser!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Tonta es muy de mujer... es lo que toda mujer siente cuando sabe que su ex está con otra. Rabia, decepción y un orgullo importante es lo que nos define en ese momento. Entonces nos sale la vena de bruja, maldiciendo todo lo que podemos y más... Me encanta porque es súper inocente y al mismo tiempo hiriente... Es genial!

      Eliminar
  2. ¡Éste lo tengo! Me gusta, sobre todo, "Nada que perder" y "Tonta"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje... es buenísimo, como todos los de Conchita, la verdad... El último es... IMPRESIONANTE

      Eliminar
    2. Ya el resto nos los escuché...A ver si les dedico un rato, porque seguro que tus críticas me dan muchas ganas de hacerlo.

      Eliminar
  3. Genial review!! Coincido en muchas cosas. A mi encanta este disco!! Conchita es una gran artista y sus letras te acaban enamorando y como dices son canciones sencillas pero que te llegan.
    Mis favoritas son Nada que perder y Tonta.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Mari Carmen!!! La verdad es que Conchita es una artista, este es mi segundo disco favorito suyo... y sí... Tonta es de lo mejor, aunque mi segunda es "Un, dos, tres"

    Me alegro de leerte!!

    ResponderEliminar