domingo, 24 de noviembre de 2013

CONCHITA - 4.000 PALABRAS


El segundo disco de la cantante llegó bajo el título de “4000 palabras” el 10 de Marzo de 2009. Nuevamente Conchita nos sorprendía con 14 temas, algunos de los cuales ya eran conocidos ya que los había cantado en alguno de sus conciertos. A cada cual más sorprendente, las 14 nuevas historias eran compuestas por ella misma. A pesar de que el disco debutó en el número 10 pronto superó esa posición alcanzando el cuarto puesto en su sexta semana y manteniéndose en lista, como su predecesor, más de 70 semanas. 5 fueron los singles promocionales de esta joya musical, comenzando por Cuéntale. Pero… ¿Quieres conocer más?

DONDE LO GUARDO

El arrullo de unos violines que bien recuerdan al clasicismo vienés nos abren las puertas a una de esas canciones que rápidamente te enganchan. Fruto de la desazón por un amor sin dueño que te golpea fuerte en todos los rincones del cuerpo luego de que todo haya terminado. A veces, ni tan siquiera un tiempo prudencial es capaz de hacernos olvidar, porque el corazón no atiende a las razones de la razón y en su prepotencia nos obliga a vivir tras la máscara del disimulo…

Mejor momento: “Prometí no dar señales de vida, y hasta hace un rato estaba ahí escondida diciendo a la gente que todo va bien, que cayeron tus ruinas”

NOTA: 10

TANTO TIEMPO

Tiempo, tiempo y más tiempo… Eso es lo que muchas veces pedimos o se nos pide cuando no estamos claros con nuestros sentimientos pero… ¿Qué pasa cuando pasa demasiado tiempo y ya hemos reconstruido las ruinas? ¿Cómo enfrentarnos a esa segunda oportunidad que se nos pide cuando creíamos que estaba todo superado? ¿De qué manera disimulamos el temblar de las rodillas y el bombeo acuciante del corazón? Estupenda.

Mejor momento: “Y al final todo gira como tenía que girar” // “Mira que te advertí, si no vas a volver que sea para siempre. Mira que lo pensé en cuanto me despiste le tengo”

NOTA: 10

CUÉNTALE

No siempre tenemos fuerzas para enfrentarnos al mundo, otras no hay mal que se cruce que no podamos superar. Todo ser humano vive momentos de debilidad pero siempre hay salida, en algún momento hay que despertar del letargo, ponerse el traje de batalla y luchar por lo que nos mueve la vida. El primer single del disco, un error bajo mi punto de vista, pues existen otras canciones mucho más pegadizas y que podrían haber funcionado mejor. Con todo, un tema con un mensaje muy positivo y vital.

Mejor momento: “Si no gira la rueda, tendré ahora que girarla yo”

NOTA: 9.5


PASÓ

La cuarta canción nos trae una balada, íntima e inmensamente bella. Creo que en pocas ocasiones he escuchado una canción que verse sobre la superación de una ruptura, así, sin darse cuenta, con tanta elegancia. “Pasó” es ese instante en que te das cuenta que ya no duele, que verdaderamente lograste pasar página, y aún así, sientes una pena inmensa pues sabes que es pasado y que rara vez vuelve. Me encanta que la voz de Conchita predomine a la instrumentalización y esos violines que la acompañan que evocan un ambiente de luz tenue y una pureza extrema, así como el acelerón popero del estribillo. El alma al desnudo, el ying y el yang de la superación. Todo… pasó.

Mejor momento: “Parece mentira pero ya pasó, ya se acabó, ya no hay ansiedad, ya no hay nudo no estás y no hay ganas de llorar…”

NOTA: 10

UN TROCITO DE AIRE

Uno de los mejores títulos de este disco se lo lleva esta canción ¿Por qué? Porque funciona como balón de oxígeno y porque no podría ser más acertado. No somos tontos, sabemos cuando las cosas van bien y cuando van mal. Si algo ha aprendido el ser humano es a ser precavido y ese “trocito de aire” es el salvavidas, el paso adelantado, la conciencia de que todo terminaría y lo que nos salva de un desastre emocional. Un fantástico medio tiempo punteado por guitarras, batería, piano y percusión.

Mejor momento: “Creo que algo he aprendido, por suerte, vi como se acercaba el final. Guardé todos mis sueños, mi tiempo, todo mi espacio y mis gestos, antes de que quisieran marcharse contigo”

NOTA: 10

DESDE FUERA

Y es cierto, todo se ve más fácil desde fuera. Esta es la canción de “aprecio tus consejos pero no sabes lo que estoy viviendo y sufriendo”. Muchos habremos tenido esta misma sensación. Cuando algo termina, quien nos quiere trata de guiarnos y calmar nuestra pena, pero es solo nuestro el trabajo y hemos de sentirnos preparados para dar el paso, sin prisa aunque sin pausa. Este tema escuece en las conciencias, pero es simplemente genial.

Mejor momento: “Y todos piensan que ya está, que se acabó, y yo empeñada en que aún esto no se cerro, y yo pensando que me quieres sin parar, pero hoy no pudiste llamar”

NOTA: 10

EL MANUAL

¡Qué grande! Desde la primera vez que la escuché supe que sería una de mis canciones fetiche de Conchita, porque es tan real como la vida misma. Ritmo trepidante, muy pero que muy sentido, del que se desprende hastío y desconcierto a borbotones. Si estoy ahí ni me ves, pero cuando no estoy extrañas que rellene el hueco que antes ni siquiera sabías que había en tu vida. Pero la paciencia tiene un límite, esto es un sí o un no… Esto no es un juego. ¡Anda y que te den!

Mejor momento: “Yo tratando de buscar el equilibrio entre no quererte y quererte sin ser, yo tratando de disimular mis penas callándome un te quiero de cada tres y me cansé de jugar a no quererte si te quiero, me cansé de decirte que estoy bien aunque no puedo, me cansé si me quieres y bien y si no pues me muero pero no vayas a buscarme una vez que yo ya esté bien… Me cansé (anda y que te den)

NOTA: 10

PALABRAS TRISTES O TE ECHO DE MENOS

Un planteamiento distinto para la octava canción del disco a modo de balada. Una confesión bonita aunque triste. Bonita porque el amor es así, un sentimiento hermoso, pero triste porque se trata de reconocer que se extraña a alguien que se fue y no volverá. Otro de los singles del disco, aunque no entiendo muy bien por qué lo fue.

Mejor momento: “Y ahora explícame como harás tú para avanzar y no mirar atrás”

NOTA: 8.0

SE CERRÓ LA PUERTA

Otra canción canalla, más rítmica y algo guerrera. Me encantan sus subidas y bajadas, la fuerza que mana de su lírica y la voz de Conchita determinante y firme. Cuando a las segundas oportunidades se las sepulta vivas, con doble llave en el candado del cementerio del olvido y la llave en el fondo del mar. La adoro desde el primer día que la escuché.

Mejor momento: “Ahora es cuando me despido ahora que por fin lo he entendido, ya no hay sitio, sitio aquí para mí. Y ahora que te marchas, quédate los besos, quédate tú el tiempo, el sueño y los momentos. Mira… me tendré que defender”

NOTA: 10

DICEN

La canción más tierna y romántica del disco, puede llegar a pecar de empalagosa por lo dulce que es ¿Pero que es el amor sin dulzura? ¿Qué es el romanticismo sino un montón de algodón de azúcar? Así sabe… ¿O no? Dos que se quieren y que se dejan llevar, intentando no pensar en lo que puede pasar, simplemente disfrutando el momento.

Mejor momento: “Yo que le cogí miedo a eso del querer, tú que conseguiste convencerme otra vez, yo me siento en la esquinita del sofá y veo como se quieren sin parar, tu corazón con el mío”

NOTA: 9.5

TAN DESPACIO

Saltamos nuevamente al medio tiempo, esta vez al momento en que reconocemos que hemos hecho tanto el canelo pensando en lo que fue y no volverá, malgastando saliva, sudor y lágrimas por nada. De pronto descubrimos que hay algo más allá, que también puede hacernos felices, volvemos a confiar en nosotros, a amar nuestro reflejo a valorarnos un poquito más. Una grandísima canción con varias de las mejores frases del disco.

Mejor momento: “Y mientras a mí la vida se me fue y ya no supe casi por donde volver. El mundo en cambio fue girando y yo tratando de esquivarlo hasta que hubo que despegar. Costó, tanto no parar, no girar, mirar atrás, pensar que lo que fue ya nunca volverá, y lo que vendrá viene tan despacio…” // “Aquello tan grande se volvió pequeño, y qué pena daba ver que se acababa aquello que para siempre iba a durar” // “Y ahora que la vida se ha vuelto más grande y en el medio del mundo ya no eres gigante, ahora que he logrado ver el mundo desde otro lado (…) ahora soy yo quien prefiere agarrarse a mi mano”.

NOTA: 10

ME VOY

¡Guau! Preciosa canción que perfectamente podría haber sido cantada a dúo, con un cierto regustillo a jazz neoyorkino (especialmente al final), en el que una pareja se ve obligada a romper, en ese mismo momento. Él no puede seguir sosteniendo una farsa, pues no siente nada y ella, sorprendida, aunque lo comprende y lo veía venir, decide coger sus cosas y… marcharse… Un momento espantoso, pero cantado con sentimiento, la voz quebrada poco más alta que un susurro.

Mejor momento: “No comprendo cómo ha podido ser, lo hemos cuidado y aún así ya ves”

NOTA: 10

SOY UN GATO

El tema felino, sinuoso, misterioso y con aura de soledad, oscuridad y riesgos. La cantante rinde un doble homenaje, a los gatos (madrileños) y al propio animal por ser tan individual, inteligente y avispado. La contraposición entre el ser humano y el mundo animal, potenciando las virtudes del gato frente a las miserias del hombre, con sus zancadillas, sus trampas y puñaladas traperas. Mística, extraña, pero llena de poesía. Aunque no me llena en absoluto. 

Mejor momento: “Soy un gato, tuve suerte, de no ser un ser humano de esos que solo hacen daño”

NOTA: 5.0

CAMBIEMOS LA HISTORIA

Escuché este tema antes de que se publicara en este disco, pues era una de esas canciones que Conchita cantaba en sus conciertos. Siempre me gustó, porque pareció una de las formas más inteligentes de jugar con el destino, con la ambivalencia del futuro y del pasado. Porque a la imaginación no pueden ponérsele barreras y a veces vivimos de ilusiones. “Cambiemos la historia” es el intento de borrar lo ocurrido y empezar de cero. Trepidante e ingeniosa.

Mejor momento: “Me he imaginado esta escena de tantas y tantas y tantas maneras, pero la mejor acababa en la cama mientras tu café se enfriaba”.

NOTA: 10

PUNTUACIÓN FINAL: 9.42
Otro gran disco, quizás no tan variado como el anterior en cuanto a sonidos, pero muy rico igualmente en lírica. Nuevas historias, ninguna se parece a la otra, ni tan siquiera a las del disco anterior. Si bien en “nada más” veíamos una tónica más triste, en 4.000 palabras el dolor parece que sana, lentamente, pero sana, aunque tampoco se pierde de vista el desamor y el recuerdo. Otro gran disco, mi tercero de Conchita… Mañana… su EP.



2 comentarios: