domingo, 6 de abril de 2014

PIMPINELA - 92


Poco menos de un año después del lanzamiento de su disco aniversario, Pimpinela lanza un nuevo álbum al que nombraron 92, con la clara intención de decir que se trataba de una nueva era y que ese año se iniciaba el nuevo camino del dúo, hacía otro concepto menos agresivo y más elegante. Sería el último disco bajo el sello de “Epic” que grabarían los hermanos Galán y, por primera vez, trabajarían bajo la realización de Roberto Livi (compositor de más de la mitad de los temas del disco) ¡Descúbrelo aquí!

HEROÍNA SOLITARIA

Primer single del disco, primera referencia a la composición de Roberto Livi y Alejandro Vezzani. A modo de narradores, Lucía y Joaquín nos cuentan la historia de una mujer que sufre por amar a su jefe, que no le más que como a una secretaria. Personalmente, no me atraen demasiado esas canciones en las que Pimpinela pasa a ser la narradora de una historia protagonizada por un tercero. Además, el estribillo es un poco cargante. No obstante, agradecemos que al menos tuviera video clip J

Mejor momento: “Ella sabe que ese amor es camino hacia el dolor, es querer tocar el cielo con las manos”

NOTA: 7.0

¿POR QUÉ SERÁ?

¡Me fascina! Su instrumentalización me cautiva desde el primer segundo, y como un torrente de agua que no te suelta, la voz de Lucía te mete dentro de la canción sin poder salirte de ella. Las peculiaridades del amor, sus prepotencias, sus misterios y sus incongruencias vienen a desestabilizar nuestra paz cuando creemos que ya no podemos amar de nuevo. ¿Por qué amar tanto y tan intensamente? Me encanta.

Mejor momento: “Amor qué cosa loca, el que corre en nuestras venas, un fuego aquí en la sangre que nos gusta, que nos quema… Es como cuando sientes que te lleva la corriente, amor, amor…” (…) “¿Por qué será que te amé de esa manera, que me fui detrás de ti, por quererte, porque sí, sin al menos preguntarme qué iba a ser de mí”

NOTA: 10

QUE GANAS DE NO VERTE NUNCA MÁS

OTRO TEMAZO. No puede ser definido de otra manera… ¿Cómo sino explicar ese principio, ese estribillo, o ese final? La extraordinaria confesión de una mujer de su vida paralela con otro hombre, creada por la desidia y el desinterés de su pareja. Un tema fuerte, comprometido, encerrado en una elegancia inusitada… Un soplo de aire fresco, una bocanada de realidad que abofetea conciencias. Fascinante.

Mejor momento: “Qué ganas de no verte nunca más, aunque me muera”

NOTA: 10

DA LA CARA

Y de temazo en temazo y tiro porque me ha tocado. Otra vez, lo hacen otra vez, pero dándole la vuelta a la historia. Lucía se enfunda la chaqueta de la amante, mientras él sigue siendo el infiel por naturaleza. ¿Cómo reaccionará cuando se dé cuenta de que su amante le da el ultimátum de contarlo todo? Una conversación telefónica con un propósito sin reversa. La vida de un hombre queda expuesta en la picota… ¿Qué hacer?

Mejor momento: “Sé que estás ahí oyendo todo, sé muy bien que estás ahí muerto de miedo, atiende si no quieres, que tu mujer se enteré, quién duerme al lado suyo, la clase de hombre que eres”

NOTA: 10

TONTO CORAZÓN

Casi en el ecuador del trabajo nos encontramos con una de esas canciones que yo llamo “María”. Otra composición de Roberto Livi enfocada desde una perspectiva individualizada. Enfrentar la realidad sin la pareja que compartió los últimos años de nuestra vida, pero que no puede volver porque esa relación no se sostiene de ninguna manera. Me gusta mucho la idea, incluso la letra, sin embargo creo que no tiene la fuerza que podría tener. Además, se hace algo larga por la repetición constante del estribillo en la parte final.

Mejor momento: “La razón y el corazón van a luchar como enemigos”

NOTA: 8.5

NO VALE LLORAR

“No… no digamos que esto aquí se acaba…” Y listo, ya estás completamente enganchada. ¡Cuánto dolor se respira en esta canción! ¡Qué despedida tan triste y bucólica! Como bien ocurre en otras interpretaciones del dúo, “No vale llorar” es de esas canciones que te enganchan en la estrofa pero que te sueltan en el estribillo. Preciosa.

Mejor momento: “Sé que nos hemos hecho tanto daño, que creemos, que juramos, que no tiene solución”

NOTA: 9.0

COMO LA TELE

El momento “Cuánto te quiero”, el “Esa chica y yo” o “Juan Valentín” llega en esta fabulosa canción en clave de humor negro. ¿Se puede comparar a una mujer con un televisor? Joaquín intenta hacerlo, amparándose en que las mujeres hablamos mucho (¿Será verdad?) y Lucía responde con su ingenio viperino. ¡A bailar! ¡A sonreír! ¡A disfrutar!

Mejor momento: “Si eso tú realmente quieres, vete con tu televisor, y pídele que te cocine o que te planche un pantalón, dale besitos por las noches y presta mucha atención, no vayas a electrocutarte, cuando le hagas el amor”

NOTA: 9.0

DESDE QUE TÚ NO ESTÁS AQUÍ

La zona de confort de Pimpinela entra aquí, volvemos a la carga con las composiciones del dúo (como lo hiciéramos con “Da la cara”) y… se nota. Sentimiento a borbotones encontramos en este tema que nos habla de los ecos de la soledad. No es que sea uno de los temas más reseñables del disco por aquello de que creo que le falta un poco de impacto, de fuerza o gancho, pero quizás sí uno de los más emotivos. (Prendada me encuentro de ese saxofón)

Mejor momento: “He guardado un espacio en mi memoria y un lugar en mi alma a nuestra historia”

NOTA: 8.0

NI LOCA

GRANDE. INMENSA. FABULOSA. El mejor tema del disco junto a “Qué ganas de no verte nunca más”. Me quedé ensimismada al escucharla desde el primer instante porque me recuerda tanto a su álbum “Lucía y Joaquín”… Elegante, visceral y arrolladora. La cordura intentando placar una proposición completamente demente. Me resulta extraño que no fuera considerada como single, porque es SUBLIME. (Para muestra un botón)

Mejor momento: “Es inútil, hoy solo eres un desconocido, es inútil, es como si no hubieras existido”

NOTA: 10

YA NO PUEDO VIVIR SIN TI

Al principio creí, que como otras del disco, ésta no era más que otra canción de relleno. ¿Realmente lo es? Bueno, depende de cómo lo veamos. Una historia de amor que consigue compón luego del raciocinio y la reflexión, muy bella eso sí, pero con un estribillo que no engancha tanto como sus estrofas (a pesar de ser muy pausadas) Creo que es una canción que gana con las escuchas, así que… ¡Escucha! ¡Escucha!

Mejor momento: “De repente, me puse loca, y le dije que se fuera para siempre”

NOTA: 7.5

COSAS DEL AMOR

¡Y que llegue a llorar cuando la veo interpretada! ¡Gran composición de Roberto Livi para dar el broche final a un disco… diferente! Los corazones quebrados necesitan apoyo, pero también una voz crítica que las dirija hacia la luz por más que eso nos consuma de dolor. Precioso ejercicio de reflexión… Llega al corazón.

Mejor momento: “Amigo tengo el corazón herido, el hombre que yo quiero se me va, lo estoy perdiendo, estoy sufriendo, llorando de impotencia, no puedo retenerlo”

NOTA: 9.5

PUNTUACIÓN FINAL: 8.9
Un gran paso hacia delante el que han dado con este disco. Desde luego es un trabajo muy bien dirigido aunque, para ser justos, no es lo 100 % Pimpinela que quisiéramos que fuera. Es evidente que Lucía y Joaquín ya no son los veinteañeros de los 80, pero en la madurez no está únicamente la serenidad que dan los años. Sigue faltándome garra, incluso en temas como “Da la cara” o “Ni loca” que tienen un fuerte componente de tensión en sus letras. Con todo, uno de sus mejores discos de la década de los 90. Fabuloso. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario